Abuchean a Donovan y pierde León ante América

El equipo León la pasó mal en el estadio Azteca, además de que los americanistas abuchearon a Landon Donovan, La Fiera se vio superado y cayó 2-0.

Gracias a un doblete de Matheus Uribe, el América empató su mejor racha de invicto en un inicio de torneo corto.
Las Águilas del Apertura 2005, entonces dirigidas por Mario Carrillo, sumaron 11 cotejos sin conocer la derrota, hecho que igualan las actuales de Miguel Herrera tras su victoria ante León.
Además, los azulcremas dejan atrás los tres empates consecutivos en el torneo y llegan a los 21 puntos, siendo de momento, y a la espera de lo que haga el domingo Santos, líderes.
Parece que Uribe sólo sabe de golazos, como aquellos que le hizo a Monarcas de media distancia y luego driblando a diestra y siniestra. Ante La Fiera, clavó el balón al ángulo superior derecho, en el segundo tanto de la noche al minuto 68.
El futbolista se hincó y dirigió las manos hacia el cielo, mientras los americanistas corrían a felicitarlo por semejante ejecución. Él mismo los había encaminado a otro triunfo cuando 28′ empujó la pelota con la zurda, luego del insuficiente desvío del guardameta William Yarbrough.
Uribe lo mismo le resuelve el partido al “Piojo” Miguel Herrera jugando pegado a la banda derecha que como interior o en la doble contención. Tiene salida, claro, siempre respaldado por Guido Rodríguez, un mediocentro tan silencioso como efectivo en el esquema azulcrema.
América enfrentó a un rival rocoso, que no dio un balón por perdido. Fue un duelo ríspido, de choque, en el que en muchos lapsos predominó la fuerza pero, sobre todo, la resistencia.
Las Águilas salieron mejor libradas con su planteamiento. Incluso cuando se quedaron con 10 hombres por la roja a Paul Aguilar tras la dura entrada sobre Osvaldo Rodríguez, al 73′. El “Piojo”, ya con un colmillo retorcido en Primera, fortaleció la retaguardia, consciente de que dos goles eran suficientes para contener cualquier insurrección como la que el León pretendió con el ingreso de Landon Donovan, que mucho había llamado la atención.
La faena que comenzó con el panameño Tauro a media semana terminó con el León, al que la afición le coreó los “ole”, sólo interrumpidos para silbar a Landon.

Pero a Landon Donovan los abucheos de la afición americanista no le hicieron ni cosquillas, pues fueron apenas comparables a los que recibió en el Azteca portando la casaca de la selección de su país.
“Antes cuando estaba aquí era el estadio lleno con gente abucheando, hoy no era nada”, aseguró tras el partido que su equipo perdió 2-0.
Más aún, el estadounidense afirmó que ni siquiera prestó atención al público, que además le arrojó objetos, pues su mente estaba donde tenía que estar: la cancha.
“Estaba enfocado en el partido, no me impactó mucho, quisiera ayudar al equipo, fue una noche frustrada para nosotros”, dijo.
Finalmente, su resumen fue sencillo.
“Una experiencia buena pero perdimos, pues una noche mala”, dijo.

 

(Con información de REFORMA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!