Cantan 21 artistas a México y piden ayuda para reconstrucción

Un total de 21 artistas unieron sus voces en el Zócalo de la Ciudad de México para cantarle al país y solicitar apoyos económicos para la reconstrucción de los estados afectados por los terremotos del 7 y 19 de septiembre pasado.

Al menos por unas horas los artistas reconfortaron corazones y levantaron el ánimo de afectados por los sismos en el concierto “Estamos Unidos Mexicanos”.

Con la entrega de un elenco encabezado por Timbiriche, Miguel Bosé, Juanes, Chayanne, Camila, Bronco y Julieta Venegas, entre otros, 300 mil espectadores en el área principal del Centro Histórico (de acuerdo con cifras de Ocesa) se olvidaron de la tragedia.
A ritmo de distintos géneros: pop, regional mexicano, mariachi y balada romántica las 170 mil que llenaron la plancha del Zócalo, de acuerdo con autoridades de la CDMX, celebraron la poderosa unión de los mexicanos en tiempos difíciles.
La iniciativa, que pasó por TV abierta, radio e internet, estuvo marcada por las ganas de cantar a todo pulmón, así como por los reclamos que varias figuras hicieron a las autoridades por su respuesta a los desastres.
Un mensaje en video de Diego Luna, en punto de las 17:00 horas, dio inicio al espectáculo, que al grito de “¡Fuerza, México!”, emitido por Lupe Esparza, puso a Bronco al frente de una multitud de todas las edades, la cual calentó garganta con temas como “Que no Quede Huella”.
El impacto en redes sociales de la celebración fue alto: se situó en el tercer lugar de tendencia mundial en Twitter.
Las porras con el griterío de “¡México, México, México!” arrancaron lágrimas de muchos y conmovió a otros tantos.
Así empezaba una jornada musical emotiva, franca, estremecedora, en la que Camila brilló.
“Algo que me gustó fue ver a un País que se movió bien pinche rápido, más rápido que el Gobierno”, expresó Mario Domm, y parte del público le reviró con ruidoso “¡A huevo!”.
Julieta Venegas y Carla Morrison también alzaron la voz.
“El México que se levantó de esos escombros es el real, no el pinche Gobierno que no nos representa”, expresó la segunda intérprete.
Añadió que el concierto fue una pausa para cargar pila y seguir luchando por el País y, con esa consigna, la energía volvió a despuntar con Ha*Ash.
Con los puños en alto se hizo un minuto de silencio en homenaje a las víctimas, convocado por los altavoces.
Al finalizar, se cantó el Himno Nacional y un aplauso entusiasta se confundió con un chiflido de desaprobación. Mientras la mayoría cantaba, miles gritaban: “¡Eso no!” o “¡No mamen!”.
Fueron más los emocionados cuando Pepe Aguilar sorprendió con “México Lindo y Querido” y “El Rey”, consiguiendo uno de los mejores momentos de la noche.
El grito de “¡Fuera Peña!” creció, se desbordó y se sobrepuso al cantante por un momento.
Todos los gustos e ideologías tuvieron cabida, pues en lo musical la diversidad se notó en las preferencias generacionales.
Mientras los mayores gozaron con Rock en Tu Idioma y Emmanuel y Mijares, los más jóvenes corearon a Carlos Rivera y Mon Laferte.
Vestidos de blanco, los integrantes de Timbiriche invitaron a no olvidar a quienes perdieron sus casas. El grupo cerró su participación con “México”, menos coreada que otras piezas.
Los extranjeros también elogiaron el actuar del pueblo mexicano y robaron cámara: Pau Donés, de Jarabe de Palo, portó una camiseta apoyando a los Topos. Chayanne fue el más piropeado y Enrique Bunbury gustó con mariachi.
Al final, todo mundo contento y relajado, algo que pocos en la Ciudad experimentan en estos días.
Detrás del escenario de Estamos Unidos Mexicanos hubo en todo momento cordialidad y buena onda entre figuras nacionales y extranjeras, quienes dedicaron algunos minutos a la convivencia entre sí.
Ximena Sariñana es súper fan de Timbiriche. Mientras esperaba su turno para cantar, se la pasó cantando todas las rolas de la banda.
Juanes y Mon Laferte echaron chisme sobre sus planes actuales, sobre lo que harán en los Grammy Latinos. Ella invitó al colombiano a que fuera a cantar a su esperado show en Santiago de Chile en diciembre.
Miguel Bosé fue la estrella más asediada atrás del escenario por diversas personalidades. Saludó a Ximena Sariñana, Timbiriche, Juanes y se tomó selfies con técnicos y ayudantes.
Sasha quedó encantada con la imagen que mostró Chayanne y le dijo que se veía súper guapo.
Mario Domm, de Camila, se la pasó charlando con Ha Ash. Dijo que le habría encantado coincidir con Bunbury, pues quisiera proponerle un dueto.

 

(Con información de REFORMA)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!